Crónica de teatro: ‘Todo es mentira’

‘Todo es mentira’ era una peli con Coque Malla y Penélope Cruz (entre otros) que me gustó bastante cuando la vi (allá por 1994). Desde aquel momento, por ejemplo, Cuenca para mí es diferente. Toca contar qué tal es su adaptación teatral.

Es un lunes festivo, el de San Isidro. Llego a las inmediaciones del teatro Lara y compruebo que la gente pide teatro. Estoy contento de que se llene el aforo, porque se va a llenar. La cola es larga…

Una vez dentro, patio de butacas, fila 12, pasillo, genial… veo un decorado compuesto por tres paneles donde se van a proyectar imágenes y sonido. Sabía de buena tinta que el tema audiovisual tiene que estar sincronizado con el desarrollo de la obra y era vital. No falló.

Pero vamos a lo importante. Aparece el personaje principal, interpretado por Tamar Novas, y en seguida me cae bien. Debo de reconocer que empatizo rápido. ¿Quién no se ha querido ir a Cuenca cuando todo sale como el culo?
Ya me empiezo a sentir identificado con algunas cosillas. Eso ayuda. El resto del elenco principal se da a conocer. Ahí está la protagonista femenina, Manuela Velasco. Coño, me gusta, qué dulce, qué guapa, hay química (o eso piensa también el prota). Tiene alguna cosa típica de mujer…tu sabes, difícil de aguantar (pienso yo con el desarrollo de la historia desde mi punto de vista machote ) pero claro, de eso va la obra. De las relaciones entre ellos y ellas. De cómo son ellos y ellas en las situaciones de pareja que en esta obra se plantean. 3 parejas, 3 historias.

Me parece un recurso bien usado lo de romper la cuarta pared, presente en toda la obra. Un acierto. Sí, ya sabes, cuando  de pronto un actor se dirige al público para pedir su participación o si el guion exige interactuar con los espectadores, entonces se dice que se está rompiendo la cuarta pared. El decorado, con la inestimable ayuda de los paneles y cuatro palés bien usados también me agrada.

Pero volvamos a la historia. Aparece un personaje al que le tengo cariño, ya desde la película: Rebeca Roldan es Alicia…’La sucia’, y aparece por ahí de repente. Qué morbo, qué mirada (es que se me quedó mirando), qué sucia… Qué gracia tiene la jodía. Se suceden momentos realmente cómicos con otros más tensos, y alguno serio. El humor, las diferentes situaciones, te hacen pasar un buen rato no sin dar un giro de tuerca más a la historia.

Una comedia fresca, ligera, con humor, dónde me identifico con ciertas cosas, nada espesa (también agradezco cosas así) y que se deja ver y funciona bastante bien. Alguna cosa no me convence, pero el conjunto se impone y me voy del teatro contento.
Puedes creerme o no, pero así te lo cuento. Si recuerdas la peli con cariño, no compares (ya sabes que es odioso), disfruta de la obra. Si no la has visto, descúbrela aunque… Qué más da, si al final… Todo es mentira.

todo

Versión teatral del film homónimo de Álvaro Fernández-Armero  “Todo es mentira”

Dirección: Quino Falero

Elenco:

Tamar Novas es Pablo

Manuela Velasco es Lucía

Juan Renedo es Ariel

Vanesa Rasero es Lola

Óscar Sinela es Claudio

Silvia Maya es Natalia

Rebeca Roldán / Carmen Barrantes en el papel de Alicia

 

Anuncios

Deja un comentario, tu opinión cuenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s