OSCARS 2017: Hacksaw Ridge – Hasta el último hombre

6 nominaciones

 

‘Hacksaw Ridge’  es una película que para mí tiene dos alicientes claros: Una historia real basada en un hecho histórico que acaeció en la Segunda Guerra Mundial y en segundo lugar que por otro lado está dirigida por Mel Gibson (Braveheart, Apocalypto…), un aliciente más para mí y creo decir bien para cualquier aficionado al cine. Su nominación es justa aunque dudo que se lo lleve ya que no es muy querido por la academia.

Esta vez decido verla en VOS (últimamente me estoy aficionando). Sé que la peli va de un objetor de conciencia que se niega a agarrar un arma por motivos religiosos pero poco más. Una historia que sucedió cuando los Estados Unidos entraron en el conflicto tras el ataque de Japón y que se desarrolla en parte en la batalla que tuvo transcurso en la isla de Okinawa, la cual resultó ser de las más cruentas y con más bajas (civiles y militares) de toda la guerra superando el cuarto de millón de muertes.

Pero me estoy desviando porque me gusta la historia de la Guerra Mundial y me pierdo en dar datos (aunque por otro lado no están de más) así que volvamos al filme.

En seguida nos presentan al protagonista de la historia, el soldado Desmond Doss, medico militar en zona de combate. A continuación un flashback nos remonta al principio de la historia, en la época de la niñez de nuestro protagonista. Un Andrew Garfield que creo que hace un trabajo más que correcto, dándole al personaje ese matiz que lo hace ser diferente, especial.

Mel Gibson nos divide la película en tres partes diferenciadas, y todas con un sentido para comprender el porqué de las cosas que hace Desmond Ross a lo largo de la misma.

La primera es desde su niñez hasta el momento que decide alistarse, historia de amor incluida. Aquí tenemos las claves de muchas cosas. Sin diseccionar demasiado, digamos que la infancia y nuestros padres nos marcan para toda la vida, y para entender el radicalismo de Desmond para no empuñar un arma, tenemos que pasar por su historia previa. No es solo un retrato de una familia con ciertos problemas, es también una reflexión sobre la pérdida, el dolor inconsolable, la ira y el miedo a perder lo poco que te queda y los efectos colaterales de un veterano de guerra encarnado por Hugo Weaving (El señor de los anillos,The Matrix). Un gran trabajo para mi gusto.

La segunda parte es en la instrucción, dónde tiene que convivir con compañeros y mandos que no quieren que esté allí, dónde las convicciones de nuestro protagonista se ponen a prueba y donde su empeño por querer salvar vidas y no quitarlas se tambalea por varios frentes. Vemos la incapacidad de la sociedad y más concretamente del estamento militar por respetar las creencias de una persona, la discriminación y la lucha que supone todo eso. Tenemos a nuestro sargento de instrucción como en cualquier película bélica que se precie, interpretado por el cómico actor Vince Vaughn, aquí en un registro más serio y que cumple.

La tercera parte es la guerra en sí y los acontecimientos que ahí sucedieron, donde se muestra primero la gran crueldad de aquella batalla, los horrores de la guerra y los actos de valor y valentía que hacen que merezca la pena que estas historias sean recordadas para siempre, tanto por las vidas salvadas como por las que se perdieron.

La épica de la cinta acapara el final del metraje. Mel Gibson rueda escenas cruentas llenas de realismo no aptas para publico muy sensible y te sumerge en el sangriento combate contra los soldados japoneses. Impacta y mucho. Las balas silban por todos lados, las explosiones se suceden seguidas de gritos, cuerpos en llamas, bombardeos y muerte por todas partes. Y en medio de ese caos nos sitúa en su epicentro a un hombre desarmado con vendas y morfina, como contrapunto a todo lo que está sucediendo, resultando tan irónico como difícil de digerir. Ese contraste es la verdadera historia que nos cuentan.

Esta es la historia de un hombre que nunca quiso ser protagonista ni el foco de atención de nada. Más de setenta años después tenemos la oportunidad de conocerla y creo que en su conjunto es notable y recomendable. Una película bélica de categoría.

hacksaw_ridge-698653296-large

Lo bueno: El talento de Mel Gibson con la cámara y el homenaje a esos héroes desconocidos. También su reflexión sobre la guerra desde el punto de vista de un objetor de conciencia.

Lo menos bueno: Que el final de la película olvide o deje en el aire los personajes de la primera parte de la película.

Anuncios

Deja un comentario, tu opinión cuenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s