Dunkerque – Esa pequeña obra de arte

Primera película bélica e inspirada en hechos reales del para muchos sobrevalorado Christopher Nolan, donde se narra un suceso a principios de la segunda guerra mundial, en la escalada del régimen nazi en Europa, donde los ejércitos británico y francés se ven acorralados en las playas de Dunkerque por los alemanes y se inicia entonces una de las mayores operaciones de rescate y evacuación militar, la 'operación Dynamo'.

Intuyo, aunque tampoco es difícil, que esta peli es de sala de cine con la última tecnología para poder disfrutarla. Me gasto unos euros en la mejor sala y francamente, merece la pena. En los primeros compases de la película, lo primero que noto y luego confirmo es que todo lo relacionado al sonido y banda sonora es sobresaliente, unidos de la mano llevan a la película a otro nivel. No en vano, es Hans Zimmer quien compone las notas musicales, con decenas de galardones y nominaciones a sus espaldas que acreditan su innegable talento y que ganará su premio en la siguiente ceremonia de los Oscar. Es mi apuesta personal.

Pronto nos presentan la estructura de la que se compone la película, tres escenarios y tres líneas temporales diferentes. Se divide en tierra (los 7 días que algunos soldados tuvieron que pasar atrapados en las playas con el enemigo literalmente encima de ellos), aire (la hora aproximada de autonomía para los aviones aliados en recorrer la distancia hasta Dunkerque) y mar (las aproximadamente 24 horas que tardaba una embarcación en llegar).

Veo que Nolan, en un ejercicio de estilo original y brillante, hila muy fino para unir estas tres líneas temporales en una sola historia, con saltos en el tiempo para que todo vaya en consonancia vista desde diferentes enfoques. Es cuestión de estar atento y luego todo cobra sentido de forma paulatina.

En seguida noto que el guión no es lo más importante, y luego investigando me entero que consta solo de 76 páginas. Está claro y lo puedes notar desde las primeras secuencias, donde prima la potencia de las imágenes y el incesante tic tac de la banda sonora, que actúa como elemento catalizador. No puedo dejar de admirar ese cuadro de imagen y sonido para contar una historia que tiene su épica sobre todo en los combates aéreos, que me dejan seducido por su realismo y por como se colocan las cámaras: en la línea visión que tenía el piloto y en una de las alas de un caza de combate Spitfire de la RAF (Royal Air Force) de la Segunda Guerra Mundial usado para el rodaje.

La tensión, el suspense y la angustia de la historia se trasladan al espectador. Pese a ser la historia de una evacuación, llevarla a buen puerto fue decisivo para que Inglaterra no capitulase ante Hitler. Las escenas marítimas, con cámaras en el agua, dotan del realismo que estamos percibiendo en toda la película. Luego descubro que 'Dunkerque' ha utilizado unas 50 embarcaciones para no usar efectos especiales o CGI (más que ningún otro filme) y dotar así de más realismo aún si cabe al conjunto. Y otro récord: el de la unidad de rodaje marítima más grande en una producción. Todo esto también aderezado por alrededor de 1.000 extras.

En cuanto al reparto, ninguna queja, el trabajo de los actores, tanto los menos conocidos como Fionn Whitehead o los más como el oscarizado Mark Rylance no desentona con la calidad del filme, con lo cual aprueban con nota. Mención especial a la dificultad del papel de Tom Hardy, con apenas 9 líneas de guión y prácticamente con un constante primer plano, donde son los ojos los que nos tienen que contar que está pasando por la cabeza del piloto de caza que interpreta.

Por hacer un resumen, me voy del cine con la percepción de haber visto una película compleja en su elaboración por su estructura, con un conjunto de imágenes, música y sonido muy potente, una historia bélica siempre interesante y confirmando al guionista y director, el señor Christopher Nolan, como uno de los mejores de los últimos tiempos, le pese a quien le pese, por las propuestas que nos ha regalado en producciones pasadas y por esta pequeña obra de arte que es 'Dunkerque', el segundo filme más corto de su biografía con 1 hora y 46 minutos que te aseguro te sabrán a poco. El binomio Nolan – Zimmer se sale.

Lo bueno: la partitura que ha elaborado Nolan, donde aúna una banda sonora de antología que va de la mano de unos planos magníficos y unos efectos de sonido de primera, y esa propuesta experimental de unir varias líneas temporales diferentes desde distintas perspectivas. Carne de nominaciones y premios.

Lo menos bueno: que dure lo que dura, es decir, poco.

Anuncios

Deja un comentario, tu opinión cuenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s