OSCARS 2015: Whiplash

5 Nominaciones – Whiplash
Mejor película
Mejor actor de reparto   (JK Simmons)    Ganador/a 
Mejor guión adaptado   (Damien Chazelle)
Mejor montaje   (Tom Cross)    Ganador/a 
Mejor sonido   (Craig Mann, Ben Wilkins, Thomas Curley)    Ganador/a 

Whiplash tiene el dudoso honor de ser la producción nominada al Oscar a la mejor película con menos recaudación en taquilla de la historia del certamen. Los motivos pueden ser variados, desde una mala distribución a una mala promoción, pero en ningún caso porque sea una mala película. Os cuento porqué:

Charlie Parker se convirtió en Bird porque Jones le tiro un platillo a la cabeza. Se durmió llorando pero se convirtió en Bird”  (Whiplash). 

Esta es una frase muy representativa de esta película, una frase que el profesor de música Terence Fletcher (J.K. Simmons) le dice a su nuevo alumno Andrew Neiman (Miles Teller) antes de empezar su primera clase en la mejor banda de Jazz del conservatorio.

Porque lo que se cuestiona en este drama musical bien dirigido por Damien Chapelle es un dilema ético y moral sobre unos métodos de enseñanza un tanto radicales. En palabras del actor J.K. Simmons, merecido ganador de todos los premios habidos y por haber, incluido el Globo de Oro y el Oscar al mejor actor de reparto, la película fomenta el debate de hasta cómo de lejos se puede llegar, cual es el punto donde poner el límite para no ir más allá, cuándo mucho se convierte en demasiado, y si todo eso, en definitiva, merece realmente la pena.

Quizás para formar a un soldado de élite sea necesario, pero ¿podemos extrapolarlo a por ejemplo una escuela de música? Indudablemente puede dar resultados pero… ¿donde está el límite? Esto es lo que el espectador se plantea cuando está viendo ‘Whiplash’.

Existe no obstante, otra parte a considerar que se hace muy visible a lo largo del filme. La ambición. El personaje de Miles Teller poco a poco nos va mostrando hasta que punto puede llegar para lograr ser un músico de éxito. Es interesante ver como evoluciona hasta el clímax final, donde se muestran las verdaderas caras de los dos protagonistas.

¿Qué hace falta para llegar al éxito? ¿A qué se tiene que renunciar? Estas y otras cuestiones son las que nos vamos a encontrar en una película que nos ofrece tensión, unas buenas actuaciones del dueto principal (sobre todo y por encima de todo de J.K. Simons) y un último tramo magnífico que culmina con una escena final que en mi caso me puso la carne de gallina.

Por todo lo anterior, por la valoración del publico y la prensa especializada además de otros reconocimientos como el montaje o mejor sonido (bien merecidos), son suficientes argumentos para que os animéis a verla.

No obstante, os dejo el cortometraje que se presento en el Festival de Cine de Sundance donde se da una muestra de lo que sería el largometraje final. Aquí la única diferencia es que el personaje de Andrew Neiman no es el actor Miles Teller, que posteriormente se incorporaría al proyecto final.

OSCARS 2015: El francotirador (American Sniper)

6 Nominaciones – El francotirador
Mejor película
Mejor actor principal   (Bradley Cooper)
Mejor guión adaptado   (Jason Hall)
Mejor montaje   (Joel Cox, Gary D. Roach)
Mejor sonido   (John Reitz, Gregg Rudloff, Walt Martin)
Mejores efectos sonoros   (Alan Robert Murray, Bub Asman)

Clint Eastwood en estos últimos 30 años ha dirigido grandes películas, su sello ha quedado en mi memoria con películas como ‘Sin perdón’ (1992), ‘Mystic River’ (2003) o ‘Gran Torino’ (2008). A partir de esta útima, quizás no ha hecho películas tan brillantes, pero siempre de calidad. A sus 84 años todavía sigue trabajando, es uno de los grandes de la historia de la industria, y todavía le quedan cosas por contar.

En este caso vuelve a mostrarnos una historia donde la guerra es nuevamente protagonista. Eso es lo primero que tendréis que tener en cuenta. Es una historia americana, que parte de la base de la amenaza terrorista, que se desarrolla en la campaña militar estadounidense en el territorio de Irak después de los sucesos que acontecieron a raíz del 11-S.

Habrá banderas americanas, malos y buenos en cierta medida, y eso es algo que no gusta a todo el público. Es lo que llamamos aquí en España, una “americanada”. Una vez clarificado este punto seguimos con el resto.

Basada en la vida un francotirador del ejercito de los EEUU, uno de los más letales de la historia (Chris Kyle), la película nos la cuenta en dos partes: La de su vida como soldado en activo y la personal, como marido y padre de familia. En el medio de todo, las secuelas psicológicas y personales derivadas de los actos que se comenten en combate y sus consecuencias.

Bradley Cooper, con un buen trabajo interpretativo, encomiable también a nivel físico para parecerse al verdadero Chris Kyle,se lleva la tercera nominación en tres años seguidos (el décimo actor que consigue este hito).

Su personaje navega sin rumbo entre su deber como soldado, su patriotismo y su relación con su mujer. Las consecuencias de la guerra hace que poco a poco se cuestione las cosas. Es tan opaco en ocasiones como lo es con su mujer en la película.

Porque al fin y al cabo, ‘El francotirador’ toca varios temas, aunque no profundiza demasiado en algunos de ellos o al menos según mi impresión personal, pasa de puntillas sobre los temas polémicos y básicamente se centra en su protagonista, Chris Kyle. Ya de por sí, y visto desde la distancia, el conflicto en Irak era muy cuestionable y aquí tambien se plantea algo de eso aunque pasa más desapercibido. Los efectos de la guerra en los soldados, la vuelta a casa, la sensación de estar perdido, de no saber que hacer luego, de no sentirse util, sí se ve reflejado en la evolución del personaje que encarna Bradley Cooper. En ese sentido, trazando un paralelismo claro, Kathyn Bigelow y su ‘En tierra hostil’ supera a ‘El francotirador’.

Eastwood siempre ha sido un director que en mi opinión ha llegado a un climax final en sus películas muy conseguido. No es en este caso, donde se reparte a lo largo del metraje en varias escenas, principalmente en las bélicas. Es ahí donde creo que es destacable ‘El francotirador’. Tanto los planos, como las secuencias de acción son realistas y están muy bien rodadas. Las nominaciones técnicas al sonido creo que están más que justificadas. Conocemos un poco más el desempeño, a veces tan difícil, de una unidad táctica y del papel de un francotirador dentro de ella.

Si en ‘El sargento de hierro’ (1986) veíamos como lo mejor de la película era la primera parte de la instrucción militar y bajaba enteros cuando tocaba la parte del combate, aquí vemos otra versión donde las incursiones en Irak son de lo mejor mientras que el duro entrenamiento que reciben los Navy SEALs es del todo paradójico: les prepara para todo excepto para la vuelta a casa.

Una película que no está entre las mejores de Eastwood, pero que no obstante tiene sus virtudes y no decepciona si sabes lo que vas a ver.

Espero que en eso, esta entrada haya ayudado en algo.

OSCARS 2015: Boyhood (Momentos de una vida)

6 Nominaciones – Boyhood (Momentos de una vida)

Mejor película
Mejor director   (Richard Linklater)
Mejor actor de reparto   (Ethan Hawke)
Mejor actriz de reparto   (Patricia Arquette)  GANADORA
Mejor guión original   (Richard Linklater)
Mejor montaje   (Sandra Adair)

Nominada a 6 estatuillas en las categorías más importantes, y habiendo ganado 3 globos de oro y 3 BAFTA a mejor película, director y actriz en ambos casos, ‘Boyhood’ se perfila como candidata a repetir en los OSCARS próximamente. ‘Momentos de una vida’ es precisamente lo que este proyecto que se rodó a lo largo de 12 años te va a ofrecer. Se centra en Mason (Ellar Coltrane) el hijo menor de dos hermanos de padres divorciados (Ethan Hawke y Patricia Arquette). Decir que el papel de Samantha, la hermana, lo representa Lorelei Linklater, hija del director y que estuvo a punto de dejarlo por falta de interés hacia el tercer o cuarto año, y quiso matar a su personaje. Su padre se negó a hacerlo porque no iba con la historia que tenía en mente. Finalmente continuó con el proyecto. El devenir de esta familia, las nuevas personas que entran y salen y en definitiva, el transcurrir de una vida durante 12 años es lo que el espectador va a ver. Concretamente son trazos de vida desde los 6 a los 18 años de Mason. Creo importante dar datos sobre la realización de esta película, datos que ayuden a comprender la envergadura de este proyecto que se inició en mayo de 2002 y finalizó en agosto de 2013. De los más de 4000 días que pasaron en ese intervalo, el equipo de la película se reunió cada año para rodar un total de 45 días. Cada año rodando un trozo de la vida de un chaval, su familia, su entorno… Hay muchos detalles que cuidar y francamente están bien cuidados. Las transiciones de un año a otro son sutiles pero claras en general (cada 10/15 minutos de metraje pasa un año en la vida de Mason) y la evolución puede verse en pequeños detalles como la música o el aspecto físico de los personajes, siendo más llamativa en los dos hermanos. Literalmente los ves crecer durante 12 años, los acompañas a través de un viaje de momentos, dónde uno puede discutirle a Linklater si los ha escogido bien o debería haber escogido otros para componer la historia, pero de una manera u otra, el tapiz final está bien tejido. La película, como tal, no me ha parecido especialmente dramática. Creo que tiene una estructura bastante lineal donde ocurren cosas pero no ocurre “nada”. A mi no me pareció aburrida en ningún momento pero tampoco puedo decir que haya visto un peliculón. Supongo que es ese el punto flojo y que muchos pensarán como yo, aunque también pienso que quizás esta película no podría ser de otra manera. Si tengo que hablar del reparto, Patricia Arquette es la que se lleva la palma con su interpretación, y ya ha sido premiada por ello como mencionaba al principio. La última escena que tienen ella y Ellar Coltrane lo resume todo. Creo que es reveladora, y ayuda a darle valor a la película. Muchos pensarán que la crítica es exagerada y que ‘Boyhood’ no es para tanto y quizás en parte tengan razón, pero al mismo tiempo tenemos que reconocer ciertos méritos en esta película. Un proyecto, que entre otros datos curiosos, “prohibió” cualquier operación estética a Patricia Arquette para no desvirtuar a su personaje; o si Richard Linklater hubiese muerto durante el rodaje, Ethan Hawke hubiera sido el encargado de asumir la dirección en base a la buena amistad que existía entre ellos. Detalles más o menos curiosos pero que en definitiva vienen a mostrar que las variantes eran más numerosas y cuanto más tiempo pasase, las cosas se podían poner menos previsibles, de ahí la dificultad añadida de ‘Boyhood’. Y es que estamos ante una producción única. Nadie había hecho un proyecto de esta dimensión antes y sólo eso le otorga un mérito grandísimo a Linklater y compañía, algo que les debemos reconocer. En mi quiniela se perfila como gran rival de Alejandro González Iñárritu y su excelente trabajo en Birdman en cuanto al oscar al mejor director. Dos trabajos diferentes de gran nivel en ambos casos. Y vosotros, ¿qué pensáis? Nota: Los datos han sido recopilados en su mayor parte de IMDB.

OSCARS 2015: La teoría del todo

5 Nominaciones – La teoría del todo
Mejor película
Mejor actor principal   (Eddie Redmayne)
Mejor actriz principal   (Felicity Jones)
Mejor guión adaptado   (Anthony McCarten)
Mejor banda sonora   (Johann Johansson)

Particular biopic del conocido físico (entre otras materias) Stephen William Hawking.

La película está basada en un libro escrito por su primera esposa, Jane Wilde y se centra en la relación que tuvieron desde que se conocieron en los primeros años en la universidad de Cambridge y su posterior vida juntos.

En el transcurso de esos años, se nos muestra la lucha personal que mantiene contra la enfermedad (esclerosis lateral amiotrófica o ELA)  y todas las cosas derivadas de ella.

Felicity Jones interpreta a Jane Wilde de forma brillante, y su nominación al OSCAR me parece más que justa. Sólo tenemos que verla en pantalla para darnos cuenta de su gran trabajo y cómo va evolucionando su personaje a lo largo del metraje.

Mención a parte para Eddie Redmayne. El ya ganador del Globo de Oro al mejor actor dramático encarna a Hawking de manera excelente. Cada gesto de su cara o su cuerpo está perfectamente trabajado y lo veo claro candidato a ganar el OSCAR al mejor actor principal. Lo puedo decir más alto pero no más claro. Sólo tenéis que verlo y comprobarlo por vosotros mismos.

A muy alto nivel los dos protagonistas en sus interpretaciones, transmiten una historia llena de dificultades, impedimentos y sufrimiento en mayor parte por la enfermedad de él, y no exenta de momentos felices que se sostiene gracias a un elemento común y constante: el amor. No sólo el amor a nivel de relación de pareja, es también amor a la vida, amor al conocimiento, amor a la ciencia, incluso desamor y amor de nuevo…

Una película muy interesante, conmovedora, sustentada por unas actuaciones magnificas; Bien dirigida, delicada y bella, sin querer meterse a fondo con algunos de los temas que toca, pero que en definitiva ahonda en esa parte más familiar de la vida de una de las mentes más brillantes de nuestra época; Una persona a la que le dieron apenas 2 años de vida cuando le diagnosticaron el ELA, ejemplo de lucha y superación, padre de familia, estudioso de los agujeros negros y del tiempo…, ese tiempo que los médicos no apostaron que iba a tener.

Una película que en definitiva debería robaros un poco del vuestro.

OSCARS 2015: Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)

9 Nominaciones – Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)
Mejor película  
Mejor director   (Alejandro González Iñárritu)
Mejor actor principal   (Michael Keaton)
Mejor actor de reparto   (Edward Norton)
Mejor actriz de reparto   (Emma Stone)
Mejor guión original   (Alejandro G. Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris, Jr., Armando Bo)
Mejor fotografía   (Emmanuel Lubezki)
Mejor sonido   (Jon Taylor, Frank A. Montaño, Thomas Varga)
Mejores efectos sonoros   (Martin Hernández, Aaron Glascock)

Con nueve nominaciones, incluída mejor película, ‘Birdman’ iguala como película con más nominaciones (este año) a ‘The Grand Budapest Hotel’ (El gran hotel Budapest).

Habiendo visto Birdman, de momento lo que puedo ratificar es que la gran perdedora para mí sigue siendo ‘The imitation game’ (8 nominaciones). El tiempo nos dará o quitará la razón.

Nos encontramos en este caso con una película es, diríamos…como una radiografía de la fama, algo nunca sencillo de sobrellevar.

Porque de la fama y lo que implica tenerla o no tenerla, sus efectos, consecuencias y otros muchos matices es de lo que habla Alejandro González Iñárritu, que nos ha dado ya en el pasado muestras de su talento en filmes como ‘Amores perros’ o ’21 gramos’ y que ahora nos confirma una vez más de lo que es capaz. Porque de lo que uno sí tiene sensación cuando está viendo ‘Birdman’, es de que todo está perfectamente engrasado, cada cosa medida y puesta ahí con un sentido, al gusto y ritmo del director.

Y es que lo primero que hay que destacar es una dirección impecable. Cada plano secuencia de los muchos que hay, se integra junto con una coreografía de música y percusión, donde cada nota y cada movimiento están calculados a la perfección. La cámara parece tener vida propia en cada plano, como parte de una gran coreografía entre todos los elementos que intervienen en la película, y a mí me ha parecido brillante.

Igual de brillantes me han parecido las interpretaciones de Michael Keaton, Emma Stone, Edward Norton, Zach Galifianakis y Naomi Watts y el resto del reparto. Merecidas las nominaciones de los tres primeros por su gran trabajo.

Michael Keaton aparece como un actor  que muchos años atrás interpretó a un superheroe (Birdman) en la gran pantalla que nunca le ha terminado de abandonar. Para el público él es ‘Birdman’ y nadie más. Es un actor encasillado que pretende cambiar eso, pretende demostrar a todos y a sí mismo de lo que es capaz de hacer, pretende conseguir que la gente le vea como actor, y le valore por su trabajo y dejar atrás sus demonios, volver a recuperar su familia, y en definitiva, arreglar su vida con un nuevo rumbo. Para ello lo apuesta todo por una obra en el mismísimo Broadway con una adaptación teatral de una de las obras de Raymond Carver (uno de los grandes autores americanos)

Emma Stone es la hija de la que su padre nunca se ocupó de la mejor forma, de ahí que su relación lejos de ideal con él, pase por unos momentos difíciles. Clava el papel y ojo su mónologo…muy bueno.

Y Eduard Norton da vida a un actor que lleva su método de actuar (el usar elementos de la realidad para transmitir más veracidad en su interpretación), al extremo más radical, dando pie a un personaje tan cómico como desgraciado, tan paródico como brillante, y que se gusta a si mismo en cada secuencia que comparte con Keaton o Stone.

Todo esto, aderezado con la hipocresía del show business de Broadway, donde lo que cuenta es la taquilla, cuenta cómo llenar el teatro, cuenta cómo escriba una crítica un periodista u otro, o la necesidad de lidiar con un actor o librarse de otro en aras de un mejor cartel que signifique el “agotadas todas las entradas” en el teatro. Y no sólo eso, también el impacto de las redes sociales, ya que marcan tendencias e influyen muchísimo en temas referentes a la fama, por ejemplo.

Porque esto al fin y al cabo, se trata de una historia sobre superarse o quedarse estancado, de llenar tu alma o morir. Es teatro dentro de una película, y es una película que toca muchos temas. Cosas como el ego, la autorealización, la familia, el amor, la industria y la creación de productos sin alma, pero que triunfan más que el propio arte si son por ejemplo trending topic. Una peli que critica y se ríe de un mundo (el artístico) donde conseguir el éxito profesional, independientemente del talento, depende de muchos factores donde la suerte, una vez más, juega un papel importante.

Podría escribir muchas más líneas sobre las reflexiones en base a los muchos temas y matices que toca esta comedia negra, pero creo que lo más importante lo he dejado plasmado.

Para todos los que les confunda el final, un consejo: fijaos en todos los detalles de las imágenes, y queda muy claro cual es ese final. Si queréis preguntar o tenéis dudas, podéis hacerlo en los comentarios bajo previo aviso de spoilers para esas personas que todavía no la han visto.

Puede que no sea una película que guste a todo el mundo, pero tiene unas virtudes innegables, y son esas las que quiero destacar, ya que en su conjunto es una obra notable, y apostaría por el oscar al mejor director por encima de las otras nominaciones, cuyo máximo oponente puede que sea Richard Linklater por su Boyhood (Momentos de una vida)

La fama es un arma de doble filo, y a veces te coloca donde no quieres o debes estar, te proporciona beneficios, pero te puede perjudicar, y tenemos ejemplos, buenos y malos (sobre todo), a lo largo de la historia del celuloide. Al final, lo que cuenta es creer en uno mismo y apostarlo todo por ti, por tu idea, por tu ilusión.

. Y vosotros… ¿qué pensáis?