OSCARS 2018: Los archivos del Pentágono (The Post)

2 Nominaciones

He de reconocer que tengo cierta debilidad por cualquier historia que esté basada en hechos reales como ‘The Post’. El hecho de que te cuenten algo que sucedió a mí me da un extra que agradezco y le otorga al filme un toque de veracidad (a sabiendas de qué lo que ves es lo que te quieren contar).

Y cuando te narran los hechos con ingredientes como Meryl Streep y Tom Hanks unidos de un cocinero como Steven Spielberg el resultado es raramente malo y aquí no es un excepción.

La sinopsis trata sobre la libertad de expresión de la prensa cuando se publican documentos clasificados del Pentágono que desvelan cuestionables decisiones que se tomaron durante cuatro mandatos presidenciales en los Estados Unidos, más en concreto  se centra sobre la guerra de Vietnam. El presidente Nixon intentó restringir esa primera enmienda que proclama la libertad de expresión y periódicos como el New York Times y The Post tomaron la decisión de arriesgarse a pesar de las posibles consecuencias.

 

Tenemos a Meryl Streep (enésima nominación al oscar a mejor actriz) como la dueña de un periódico en horas bajas con la necesidad de una inyección económica para evitar que desaparezca y a Tom Hanks como su director. Ambos están magníficos en sus respectivos papeles.

Streep nos ofrece un personaje lleno de dudas, de alguna manera sobrepasada por los acontecimientos sin saber qué dirección tomar y personifica el conflicto de la película y de la historia contada. Podemos casi leer sus pensamientos e imaginarnos lo que siente en cada plano. Tiene en sus manos la mayor y más importante decisión de su vida con todo lo que puede acarrearle.

El contrapunto lo lleva Tom Hanks, en un papel que borda, con un personaje más impulsivo y decidido que nos deja también momentos y frases para recordar. Encarna a un profesional del periodismo que busca la verdad a costa de casi todo lo demás, y nos transmite la viva imagen de la libertad de expresión y la lucha contra la opresión política.

Ambos personajes van evolucionando en su linea de pensamiento para converger en una decisión que cambiaría la historia de un país con demasiados secretos. Ellos abrieron la caja de Pandora.

Moviendo los hilos está un maestro detrás de la cámara llamado Steven Spielberg, y los mueve con ese talento innato como ya ha hecho muchas veces, viniéndome a la memoria otra gran cinta como es ‘El puente de los espías’ de la que ya hablé en su momento aquí.

Es un maestro contando historias y ‘The Post’, como ya decía al principio, no es una excepción. Los planos y el movimiento de cámara en según que situaciones nos sumergen más en la película. El diseño de producción y fotografía es de primera y todo el conjunto hace que sea un plato a degustar para todo el público aficionado al séptimo arte.

Pocas nominaciones me parecen teniendo en cuenta que otras como ‘Get Out’ tienen hasta cuatro. ¿Qúe les pasa a los académicos? ¿Se ven las películas? La academia es más sensible a otras cosas ajenas al cine por desgracia. Menos mal que tenemos premios indiferentes a todo salvo a nuestras propias opiniones y tengo el placer de formar parte de ellos. Los blogueros tendremos nuestra propia gala dentro de poco. Atentos en Twitter o Youtube a los Blogos de Oro.

the_post-171811926-large

Lo bueno: El trío Streep-Hanks-Spielberg y la película en su conjunto.

Lo menos bueno: Que no se le reconozcan más méritos a nivel de nominaciones.

Atención al detalle de las conversaciones telefónicas del presidente Nixon en el despacho oval. Un dato: el audio es real. Son las grabaciones de la Casa Blanca

Y una última recomendación: Si os gusta el tema del periodismo tenéis que ver ‘The Newsroom’, una serie de calidad con un guión de Aaron Sorkin. Las razones os las doy aquí.

Anuncios

OSCARS 2018: Déjame salir (Get out)

4 Nominaciones

‘Get out’ es es una de las películas que en mi caso particular no se llega a entender por qué tienen 4 nominaciones incluida a la mejor película y han dejado en la cuneta a otras mucho mejores.
Es una película que pondrían después de los informativos un domingo en Antena 3 aunque con un poco más de nivel, eso sí, pero que no deja de ser eso. Una historia de novio de raza negra que va al pueblo de los padres de su novia de raza blanca y dónde empieza a ver que hay algo raro y retorcido en todo lo que va viendo ahí.
A su favor tiene un guión algo más elaborado que la media, que invita a la reflexión una vez acabas de verla. Porque aunque pueda catalogarse como una historia que toca el racismo, no es lo que uno piensa y eso te sorprende el enfoque final.
Daniel Kaluuya, nominado a mejor actor nos mete dentro de su personaje con una buena actuación siendo solvente. El resto del reparto principal también está a la altura para crear ese ambiente tan turbio que consigue crear el director Jordan Peele (también nominado a mejor director con ésta su opera prima) y que nos consigue incomodar en buena parte del metraje con sus planos y algunas escenas inquietantes.
Como os decía al principio esta película me deja poco poso y a dos días de la ceremonia de entrega de premios me arriesgaría a decir que se irá de vacío.
get_out-290175782-large
Lo bueno: El mensaje irónico que deja sobre el racismo y algunos momentos muy conseguidos de tensión.
Lo menos bueno: Predecible al final, va de más a menos.

OSCARS 2018: Tres anuncios en las afueras

7 Nominaciones

 

‘Three Billboards Outside Ebbing, Missouri’ que es el título original de la película, es una mezcla de géneros bien compuesta y escrita que se centra en una madre que después de que su hija fuera secuestrada, violada y asesinada, busca justicia volcando su frustración en el departamento de policía al creer que no se está haciendo lo suficiente.

El envoltorio de esta historia se sitúa en un pequeño pueblo de Missouri, digamos que en lo que yo denomino la “América profunda”, lo que no hace más que darle ese componente extra que necesita la trama. Un crimen sin resolver, un pueblo pequeño donde casi todos se conocen, personajes de lo más curiosos, de apariencia simple pero complejos, y diferentes situaciones provocadas por los famosos carteles acusadores de no hacer nada por resolver el caso en cuestión.

Por un lado tenemos a Mildred Hayes (Frances McDormand) y por el otro a la policía del pueblo, representada principalmente por el sheriff (Woody Harrelson) y un muy cuestionable oficial de policía (Sam Rockwell). El resto de secundarios donde destaca Peter Dinklage están a la altura.

Interpretaciones de nivel, donde brilla McDormand por su trabajo recreando ese dolor y esa rabia e impotencia por su hija. Está simplemente estupenda, y compone un personaje complejo que hace que el espectador sufra con ella todo lo que le está pasando por dentro. Ya ganó el globo de oro y tiene toda la pinta de ganadora del oscar. Para mí la favorita.

También raya a gran nivel Woody Harrelson y sobre todo Sam Rockwell (ambos nominados a mejor actor secundario), que interpreta a un personaje que es un regalo, porque nos lleva a través de todo su mundo y hace que lo detestes y luego lo quieras, vemos la evolución más importante de todas y es firme candidato para llevase la estatuilla, aunque este año está en mi opinión muy reñido.

Porque no nos engañemos, esto es para mi un pedazo de drama basado en una pérdida irreparable, luego tenemos una buena ración de comedia en los personajes y sus diálogos, y leves pinceladas de thriller. El conjunto resulta más que solvente. El guión es de los buenos, mordaz cuando hace falta, con ironía y ese humor que le da el toque maestro final. Me quito el sombrero con el director y guionista Martin McDonagh.

Creo que tendría que verla otra vez porque me quedé tan ensimismado con los personajes que se me pasaron otros aspectos de la película. De todo lo que nos ofrece esta historia, me quedo con esa necesidad de los personajes de darle un sentido a sus vidas, para poder seguir adelante sin más o para centrarse en un objetivo que les motive de que el hecho de levantarse cada día servirá para algo más que seguir respirando.

three_billboards_outside_ebbing_missouri-942175283-large

Lo bueno: Frances McDormand y Sam Rockwell junto con un guión de calidad.

Lo menos bueno: que puedas ir con la creencia de que es un thriller y veas que no.

OSCARS 2018: El instante más oscuro (Darkest hour)

Nominaciones

Gary Oldman es el protagonista absoluto de este biopic  basado en la persona de Wiston Churchill en el momento en que toma el cargo de primer ministro britanico. Un momento en el que los ejércitos alemanes de Hitler han invadido el norte de Francia en una muestra de poder bélico sin precedentes en un conflicto que todos conoceréis como la Segunda Guerra Mundial.

La película que se centra en el personaje de Churchill, describe lo peculiar de este hombre, con sus pocos ortodoxos hábitos y su fuerte personalidad.

También nos pone en contexto en una Inglaterra temerosa del conflicto entre sus gobernantes, recreando un ambiente lúgubre y oscuro tal y como refleja el título de la película.

Digamos que se cuenta lo que fue una época oscura dónde el destino de la humanidad hubiera podido ser bien diferente de no ser por ciertas decisiones valientes y resueltas que encontraron detractores desde el primer momento pero que al final se llevaron a cabo. Una de ellas el famoso rescate de Dunkerke, magistralmente reflejado en la película de Nolan, otra de las nominadas, y que podéis leer mi opinión aquí.

El instante más oscuro es una fotocopia tan fiel a la historia que quizás adolece de falta de carácter y tensión dramática o al menos eso he sentido yo. Aunque existe una lucha de poderes dentro del parlamento y una peculiar relación con la Corona, no me termina de convencer, al igual que un documental no tiene que hacerlo. Yo le pido algo más a un guión de cine.

Por otro lado, maquillaje a parte (magnífico por cierto), Gary Oldman sigue estando ahí detras, es lo que hace brillar a la película más que cualquier otra cosa. Su aspecto, su forma de hablar si la ves en versión original es calcada a cualquier audio del verdadero Churchill, y eso la hace estar un escalón por encima del montón.

Para resumir, biopic histórico interesante de un episodio muy importante en el devenir de la guerra, con una actuación meritoria de su actor protagonista y una conseguida ambientación, que sin embargo adolece de cierta emoción.

darkest_hour-142729291-large

Lo bueno: El laborioso trabajo de Gary Oldman para presentanos en carne y hueso e invitarnos a conocer al verdadero Winston Churchill.

Lo menos bueno: La sensación de pese a todo, ver una película algo hueca.

OSCARS 2018: Call me by Your Name

4 Nominaciones

En mi opinión nos encontramos con una de esas películas que de vez en cuando la academia se fija en ellas con sus nominaciones y que ha resultado ser una de las sorpresas agradables de la gala de este año.

Única película no anglosajona que compite de las nueve nominadas y con la temática de la homosexualidad de fondo, ‘Call me by Your Name’ se centra en contar una historia de amor de verano entre un adulto y un adolescente de 17 años en la Italia de 1983, donde el catolicismo y mantener las apariencias para evitar el qué dirán que marcaba aquella época están como telón de fondo.

Esta es un historia contada en múltiples ocasiones de distintas maneras. Tenemos a un chico, Elio (Timothée Chalamet) que está en una edad complicada, luego están sus padres, que poseen cierto nivel económico e intelectual, y por último tenemos a Oliver (Armie Hammer), que llega a la villa de verano para romper todos los esquemas con ese porte y esa seguridad en todo lo que hace.

A partir de ahí, se empieza a desarrollar una historia que empieza con frialdad pero que poco a poco, a medida que pasan los días se va haciendo más intima y personal.

Es difícil para mí expresar o calificar la película de alguna forma. Al salir del cine le puse el adjetivo de deliciosa, no sé si muy acertado, pero muestra la huella que dejó en mí. Porque no es una historia gay reivindicativa, ni siquiera demasiado crítica con la sociedad del momento, es más bien representativa. Pero sobre todo está contada de manera tan natural que es como si la cámara estuviera ahí para que lo vieras todo mejor, que lo sintieses con más cercanía y no te perdieses un detalle de cada expresión, localización o paisaje de este cuento.

Vas recorriendo el camino con los protagonistas en unos generosos 130 minutos que a mí en particular no se me hicieron pesados, pero todo se sucede a un ritmo pausado, como de unas vacaciones estivales se tratasen, cosa que así ocurre en la peli. Vas conociendo y descubriendo a los personajes, y empatizas con la historia, porque ¿quien no ha tenido un amor de verano alguna vez en su vida?

Por supuesto la película deja algunos temas sobre la mesa, algún dilema moral por la diferencia de edad entre los dos o lo que uno tiene que hacer y lo que quiere hacer en esta vida.

Me recalco en cómo está narrada la historia, con qué sensibilidad, buen gusto, naturalidad y con un humor que nos despierta una sonrisa cómplice en muchos momentos. El ambiente ochentero es fiel gracias a un buen diseño de producción, y te transporta a esa época. La música de piano se mezcla con algunos temas pop de la época para dar más contraste y el chaval, Timothée Chalamet, hace un trabajo muy bueno. Hay otros detalles como el monólogo del padre que le pone el puntito para redondear una película que es cómo es: destila esquisitez, sencillez y sin más pretensiones que contarnos una bonita historia entre dos personas que solo surge muy de vez en cuando en la vida.

Later!

call_me_by_your_name-865431375-large

Lo bueno: Lo bien narrada que está. Si naciste en los setenta es un plus. Te retrotraerá a tu niñez.

Lo menos bueno: Que no gustará a todos los públicos.