Los dos títulos palomiteros del verano

Estando ya en las postrimerías del período estival que para muchos acaba con el mes de agosto, es hora de hacer un par de recomendaciones para poder ir al cine y disfrutar de una buena película de esas que se dicen “palomiteras” (divertidas y emocionantes).

Ambos títulos son de los que se disfrutan pagando la entrada del cine y merecen verse en la gran pantalla. Me refiero a ‘Mission: impossible – Fallout’ y ‘Los increíbles 2’. Dos sagas, una joven y otra más veterana que ofrecen en gran medida lo que se espera de ellas.

Empezando por la sexta entrega de ‘Misión imposible’, tenemos de nuevo a Tom Cruise dándolo todo para que la saga no se resienta después de tanto tiempo. Recordemos que la primera fue estrenada en 1996 y han pasado la friolera de 22 años con su protagonista haciendo las incursiones, las persecuciones, las escenas más imposibles para cumplir su misión. Y es que Tom Cruise se ha dejado la salud literalmente en este rodaje donde se ha puesto en forma y como suele ser habitual ha realizado la mayor parte de las escenas de acción sin ningún doble. Incluso el rodaje tuvo que ser interrumpido por unas semanas debido a una lesión que se produjo saltando a un edificio cuando rodaba en la ciudad de Londres. A sus 56 años que duda cabe que es de aplaudir y tiene un mérito importante. Solo por eso la peli ya tiene un +1 para mí.

Por supuesto le acompaña un buen reparto y el guionista / director Christopher McQuarrie ya nos mostró en el pasado que sabe rodar películas de acción, y eso es lo que tiene la cinta: acción a raudales siempre salpicada con esas notas de humor ya propias de la franquicia. Por ponerle un pero decir que eché de menos una gran incursión en algún sitio imposible de entrar, algo que ya se habia convertido en un clásico de la saga. De todos modos… Imposible aburrirse.

Por otro lado tenemos ‘Los increibles 2’, la segunda peli de esta familia de superheoes con problemas de adaptación que por mi parte tanto me hizo disfrutar tanto en el pasado. Una película que es totalmente válida para adultos, con el sello de calidad superior de Disney – Pixar y que te dibujará una sonrisa en la cara con su humor al mismo tiempo que disfrutas de las espectaculares escenas de acción que nos brinda.

Brad Bird, director y guionista de esta maravilla tecnica, tiene en parte la gran culpa de que esta peli no baje de nivel con respecto a su predecesora, y de que se haya aupado hasta lo más alto de la taquilla. Mister Increible sigue siendo el personaje que da más juego pero tenemos nuevas sopresas que nos reserva la familia Parr.

Si no habéis visto estas películas os recomiendo que vayáis a verlas (¡Corred insensatos!) ya que todavía estan en las salas de cine y es ahí donde se disfrutan de verdad.

Lo bueno: que las dos franquicias no pierden fuelle y se mantienen a gran nivel, con un reconocimiento especial a las seis de ‘Mission: Impossible’ y sus 14 años de trayectoria.

La incognita: Si mantedrán el tipo (sobre todo Cruise) si se deciden a hacer más en el futuro.

Anuncios

Crónica de teatro: MUROS

Dirección: Lorena García de las Bayonas

Elenco: Ángel Velasco, Aura Garrido, Belén López-Valcárcel, Daniel Granda, Godeliv Van den Brandt, Itsaso Arana, Joe Manjón, Luis Heras, Miguel Navarrete, Raquel Espada, Rebeca Roldán, Rodrigo Daza.

Ayer fue una noche lluviosa en Madrid. Invitaba más a quedarse en casa que a salir pero no iba a dejar escapar la oportunidad de ver MUROS en el recientemente estrenado (unos meses atrás) Teatro del Centro del Actor, una escuela que ha añadido a su espacio unas cuantas hileras de butacas con buena visibilidad dónde se puede disfrutar con cercanía de la obra que se esté viendo.

Llegamos al pequeño hall de entrada donde nos indican que pasemos por taquilla un poco más al fondo a la derecha para recoger nuestras entradas no numeradas.

Después de unos pocos minutos nos invitan a pasar adentro. Entramos a una pequeña sala previa donde se dejan abrigos y zapatos (en el caso de que vayas a clase) y entramos ya en el espacio de trabajo diáfano de la escuela con las butacas a mano izquierda. Nos sentamos en la tercera hilera de butacas y por lo que veo la lluvia finalmente hace que no se llene la sala. Observo la escenografía: Simple, ecléctica, formada por una serie de postes de madera y listones, que durante el desarrollo de la obra irán cambiando de sitio para proporcionar al espectador una idea del espacio, y sobre todo a imaginarlo con la ayuda de los actores. Debo decir que me gustó la propuesta por su sencillez.

No hablo mucho de lo que se cuenta, me gusta más escribir sobre mis sensaciones. La combinación de esta escenografía minimalista, el juego de las luces que ayuda a sumergirte en cierto modo en la oscuridad que la obra te quiere contar junto con la música me parecen muy acertados. Todo esto a mi personal parecer, se completó con el sonido de la lluvia que se podía escuchar al caer sobre el techo del local y le dio un toque más sombrío al conjunto en los momentos en el que los diálogos eran más íntimos.

La obra comienza con una metáfora a modo de fábula y nos presenta una danza que me parece muy tribal y que quiere mostrarnos el lado más primitivo y salvaje de la naturaleza humana. Así lo entiendo yo y así lo incluyo para el resto de la historia. Yo le veo el sentido, ya que lo que se nos quiere contar va de instintos primarios: el miedo, el hambre… digamos que la supervivencia.

Me llama la atención como la parte narrativa se “interrumpe” por pequeñas escenas que nos quieren contar algo. Se introduce el verbatim, y sí, yo debo reconocer mi ignorancia aunque me pese, pero es importante saber que es una variante del teatro documental que plantea la imitación totalmente fidedigna  de testimonios reales de personas, con sus cadencias vocales, rítmicas y melódicas. Es decir, tenemos testimonios reales de personas reales de gran interés para la historia que se muestran de esa forma.

Mientras voy conociendo a los personajes y me adentro con ellos en su periplo, reconozco el gran trabajo actoral y de cuerpo del elenco que tengo delante. Ayudan a imaginar, transmiten realidad y se hacen más cercanos. Mi más sincera enhorabuena por el trabajo realizado.

Pero no todo es gravedad y denuncia, la obra está salpicada de humor en algunos de esos paréntesis, lleno de ironía y con una buena dosis de sarcasmo. Rectifico, sigue habiendo gravedad y denuncia pero disfrazada de humor negro.

Me voy satisfecho cuando se apagan las luces, después de un sentido aplauso a todo el equipo. Una obra necesaria. Hace falta más teatro de denuncia en nuestros días, algo que toque nuestra conciencia tanto individual como colectiva.

El mensaje y la reflexión está servida. El trabajo está hecho. Tenemos que derribarlos y no levantarlos. Sí, como bien habréis intuido, me refiero a los MUROS.

297334_description_cartel_rrss_72_perfil_instagram

Quedan pocas funciones, al menos por el momento, pero todavía estáis a tiempo de verla. Merece la pena hacerlo al menos desde el punto de vista del que os escribe.

Un saludo y no dejéis de comentar si así lo creéis oportuno.

OSCARS 2018: Los archivos del Pentágono (The Post)

2 Nominaciones

He de reconocer que tengo cierta debilidad por cualquier historia que esté basada en hechos reales como ‘The Post’. El hecho de que te cuenten algo que sucedió a mí me da un extra que agradezco y le otorga al filme un toque de veracidad (a sabiendas de qué lo que ves es lo que te quieren contar).

Y cuando te narran los hechos con ingredientes como Meryl Streep y Tom Hanks unidos de un cocinero como Steven Spielberg el resultado es raramente malo y aquí no es un excepción.

La sinopsis trata sobre la libertad de expresión de la prensa cuando se publican documentos clasificados del Pentágono que desvelan cuestionables decisiones que se tomaron durante cuatro mandatos presidenciales en los Estados Unidos, más en concreto  se centra sobre la guerra de Vietnam. El presidente Nixon intentó restringir esa primera enmienda que proclama la libertad de expresión y periódicos como el New York Times y The Post tomaron la decisión de arriesgarse a pesar de las posibles consecuencias.

 

Tenemos a Meryl Streep (enésima nominación al oscar a mejor actriz) como la dueña de un periódico en horas bajas con la necesidad de una inyección económica para evitar que desaparezca y a Tom Hanks como su director. Ambos están magníficos en sus respectivos papeles.

Streep nos ofrece un personaje lleno de dudas, de alguna manera sobrepasada por los acontecimientos sin saber qué dirección tomar y personifica el conflicto de la película y de la historia contada. Podemos casi leer sus pensamientos e imaginarnos lo que siente en cada plano. Tiene en sus manos la mayor y más importante decisión de su vida con todo lo que puede acarrearle.

El contrapunto lo lleva Tom Hanks, en un papel que borda, con un personaje más impulsivo y decidido que nos deja también momentos y frases para recordar. Encarna a un profesional del periodismo que busca la verdad a costa de casi todo lo demás, y nos transmite la viva imagen de la libertad de expresión y la lucha contra la opresión política.

Ambos personajes van evolucionando en su linea de pensamiento para converger en una decisión que cambiaría la historia de un país con demasiados secretos. Ellos abrieron la caja de Pandora.

Moviendo los hilos está un maestro detrás de la cámara llamado Steven Spielberg, y los mueve con ese talento innato como ya ha hecho muchas veces, viniéndome a la memoria otra gran cinta como es ‘El puente de los espías’ de la que ya hablé en su momento aquí.

Es un maestro contando historias y ‘The Post’, como ya decía al principio, no es una excepción. Los planos y el movimiento de cámara en según que situaciones nos sumergen más en la película. El diseño de producción y fotografía es de primera y todo el conjunto hace que sea un plato a degustar para todo el público aficionado al séptimo arte.

Pocas nominaciones me parecen teniendo en cuenta que otras como ‘Get Out’ tienen hasta cuatro. ¿Qúe les pasa a los académicos? ¿Se ven las películas? La academia es más sensible a otras cosas ajenas al cine por desgracia. Menos mal que tenemos premios indiferentes a todo salvo a nuestras propias opiniones y tengo el placer de formar parte de ellos. Los blogueros tendremos nuestra propia gala dentro de poco. Atentos en Twitter o Youtube a los Blogos de Oro.

the_post-171811926-large

Lo bueno: El trío Streep-Hanks-Spielberg y la película en su conjunto.

Lo menos bueno: Que no se le reconozcan más méritos a nivel de nominaciones.

Atención al detalle de las conversaciones telefónicas del presidente Nixon en el despacho oval. Un dato: el audio es real. Son las grabaciones de la Casa Blanca

Y una última recomendación: Si os gusta el tema del periodismo tenéis que ver ‘The Newsroom’, una serie de calidad con un guión de Aaron Sorkin. Las razones os las doy aquí.

OSCARS 2018: Déjame salir (Get out)

4 Nominaciones

‘Get out’ es es una de las películas que en mi caso particular no se llega a entender por qué tienen 4 nominaciones incluida a la mejor película y han dejado en la cuneta a otras mucho mejores.
Es una película que pondrían después de los informativos un domingo en Antena 3 aunque con un poco más de nivel, eso sí, pero que no deja de ser eso. Una historia de novio de raza negra que va al pueblo de los padres de su novia de raza blanca y dónde empieza a ver que hay algo raro y retorcido en todo lo que va viendo ahí.
A su favor tiene un guión algo más elaborado que la media, que invita a la reflexión una vez acabas de verla. Porque aunque pueda catalogarse como una historia que toca el racismo, no es lo que uno piensa y eso te sorprende el enfoque final.
Daniel Kaluuya, nominado a mejor actor nos mete dentro de su personaje con una buena actuación siendo solvente. El resto del reparto principal también está a la altura para crear ese ambiente tan turbio que consigue crear el director Jordan Peele (también nominado a mejor director con ésta su opera prima) y que nos consigue incomodar en buena parte del metraje con sus planos y algunas escenas inquietantes.
Como os decía al principio esta película me deja poco poso y a dos días de la ceremonia de entrega de premios me arriesgaría a decir que se irá de vacío.
get_out-290175782-large
Lo bueno: El mensaje irónico que deja sobre el racismo y algunos momentos muy conseguidos de tensión.
Lo menos bueno: Predecible al final, va de más a menos.